Diina Fany70849096_1205414662974972_4688849920558366720_n

Oro para Dina Averina, y con éste ya van tres

Fotos: Fanny Cortyl, Enrico Della Valle y RFEG

Las gemelas preferidas de Viner vuelven a ocupar lo más alto del podium de un Campeonato del Mundo. Si el año pasado Linoy pudo colarse en segundo lugar, en 2019 las jueces no han dado tregua.

Dina Averina (RUS) consigue su tercer campeonato del Mundo consecutivo. Incluso con algún fallito que otro, la gemela dorada no ha dado opción alguna a bajarse de lo más alto del escalafón.

La segunda posición la ha ocupado su hermana Arina, mucho más fina que en otras ocasiones.

Linoy Ashram  (ISR) no ha tenido opción en esta ocasión y, si bien, a Dina le han consentido algunos fallos, a la israelí, que iba en segunda posición, una caída con el aro le ha costado la medalla de plata. Espectacular en todos sus ejercicios, el bronce le ha sabido a poco.

Linoy Ashram

Kaleyn (BUL) estuvo sencillamente maravillosa, con unos ejercicios de infarto en todos y cada uno de los aparatos y una puesta en escena mejor si cabe.

Boryana Kaleyn

La bella Italia brilla en su máximo esplendor. Sexta y séptima respectivamente, Baldassarri y Agiurgiuculese saborean un momento único en la rítmica historia de su país.

Milena Baldassarri

Con las que empezamos a contar en las quinielas ya por defecto y quizá no tanto por mérito propio son las americanas, que sin pena ni gloria se han hecho su hueco y tienen sendas plazas para los Juegos, además de adjudicarse, en el caso de Zeng el premio Longines a la elegancia. Será que las jueces han visto algo que nosotros no.

Taseva (BUL)se coronó primera de su grupo con una actuación estelar. La búlgara tiene ese ángel que solo algunas privilegiadas poseen. Eso sumado a su particular interpretación de la escuela búlgara, hacen una mezcla perfecta.

Pohranychna (UKR) consigue su plaza muy merecida. Tras un comienzo con caída, la jovencísima discípula de las Deruginas clavó el resto de aparatos. Es una maquina de ejecutar, además de saltar como si la gravedad no fuese con ella. La gimnasta butterfly, como podríamos llamarla, no salta, vuela.

Las japonesas se tuvieron que conformar con estar en el grupo B, pero su papel en esta final ha sido impoluto. Tanto Chisaki como Kaho han estado a la altura de las más grandes. Kaho Minagawa (JPN) es la definición de elegancia y plasticidad y Chisaki Oiwa (JPN) lo tienen todo y además, gira como los ángeles. El año que viene veremos dos niponas peleando en casa por mostrar su mejor versión en sus Juegos.

Las bielorrusas han estado más fallonas que de costumbre, aunque bien es cierto que Galkina no atraviesa su mejor momento y vemos más fallos en sus ejercicios de los que nos gustaría en los últimos tiempos. La joven Salos también ha tenido algún que otro error que le ha costado estar más abajo en la clasificación de lo que esperaba.

El terremoto de Azerbaiyán también hizo sus deberes. La jovencísima Zohra Aghamirova consiguió su pasaporte a Tokio finalizando un gran campeonato. Esta gimnasta es pura energía sobre el tapiz. Todo apunta a que vamos a tener Aghamirova para rato.

En el grupo B era donde estaba nuestra representante y única clasificada para la final individual: Polina Berezina. La de Torrevieja, ha tenido posiblemente una de las mejores temporadas de su carrera. Ha madurado, ha evolucionado y ha llegado a su plenitud como gimnasta. Polina está sin duda en su mejor momento. No ha podido ser en esta campeonato, pero seguirá luchando por esa plaza que tantas buscarán en el Europeo de 2020 en Kiev. A esa plaza solo podrán acceder los países que no hayan conseguido representación individual en este campeonato, como es el caso de Pazhava, Kelaiditi, Moustafaeva, etc… Un Europeo complicado se avecina.

Polina Berezina

Estas son las gimnastas que obtienen el pase directo para los Juegos Olímpicos de Tokio

Tags:
0 shares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *