Bulgaria se proclama Campeona Olímpica en los Juegos Olímpicos de Tokio

Rusia es destronada a la segunda posición

Los Juegos Olímpicos de Tokio pasarán a la historia por romper la hegemonía rusa.

Después de 25 años de dominio soviético Bulgaria le ha plantado cara a Rusia en el centro deportivo Ariake.

Las búlgaras, las mejores del ciclo olímpico, brillantes en cada una de sus competiciones desde 2017 por fin han conseguido su merecido: el ansiado metal dorado.

Han sido cinco años luchando contra viento y marea, daba igual lo que hicieran porque siempre se imponía Rusia, pero en esta ocasión no. Ha merecido la pena.

Bulgaria ha vuelto a lo más alto del podium con el peor código de puntuación en mucho tiempo, e incluso así, ha mostrado la mejor de las gimnasias. Su esencia está por encima de todo y verlas competir es siempre un gusto. Cada ejercicio ha sido mejor que el anterior.

Disfruten de esta medalla porque es la más merecida.

Rusia llora por segundo día consecutivo y es que no están acostumbradas a no ganar el oro. Tras los acontecimientos de la final individual, está claro que está plata les sabe a poco pero no están para más. Ya no son la Rusia superior que hemos vivido muchos años, son la Rusia que gana por defecto y no siempre se lo merece.

Lo que sí sabe a poco es el bronce de Italia. Las mariposas, que han temido por la medalla la primera parte, son impecables. Composiciones, ejecución, carácter y en definitiva gimnasia. Al igual que sus amigas búlgaras se han superado cada año con un trabajo sensacional. Larga vida a Maccarani y su equipo.

China ha estado radiante, con su estilo particular de hacer rítmica y unos ejercicios con una delicadeza sublime. Nadie apostaba por esa cuarta plaza pero ha sido muy merecida.

Bielorrusia se queda quinta después de acariciar el bronce. Tras la remontada de la jornada de clasificación han clavado el ejercicio de pelota siendo terceras en la primera rotación. Para ellas quedará que no pudieron mantener la concentración y fallaron en el mixto.

La evolución de la escuela israelí es espectacular. Si ayer su compatriota Linoy Ashram hacía historia al coronarse Campeona Olímpica, hoy sus compañeras han hecho sus deberes con una gran actuación.

Ucrania ha fallado y ha estado menos brillante que en otras ocasiones pero se lleva el diploma olímpico y la séptima posición. Las discípulas de las Deruginas han vivido tiempos complicados en sus filas. Que vuelvan pronto a ese máximo nivel con el que nos tienen acostumbrados.

La octava posición ha sido para el anfitrión Japón. Muy injusto, no por sus fallos garrafales en el ejercicio mixto, sino porque empañan la gran trayectoria de los últimos años. Un Japón que ha mirado cara a cara a los más grandes y que hoy no ha estado al nivel que se esperaba.

Algo está cambiando. Nunca habríamos podido imaginar el escenario que se ha visto en Japón, pero nunca una sorpresa fue tan agradable. Los Juegos Olímpicos de Tokio serán recordados como los más justos.

Fotos: FIG

Tags:
0 shares
No Previous Post
Next Post

Linoy Ashram hace historia y se proclama Campeona Olímpica